Siempre positivo 

Casi todo el mundo, incluso aquellos a los que no les gusta el fútbol, recordarán aquel entrenador holandés que un día se encaró con un periodista con el famoso “siempre negativo, nunca positivo”. Y es que en la vida hay que tratar de ser siempre positivo: eso es lo que hemos hecho nosotros con nuestro negocio, especialmente en esta época tan inquietante que nos ha tocado vivir, sobre todo para los que vivimos de la hostelería.

En mitad de la crisis, nos vimos con el local cerrado, pero en vez de entrar en pánico (confieso que tuve tentaciones de hacerlo) decidimos repensar el negocio y conseguimos adelantarnos a las circunstancias. Cuando nos pusimos en contacto con un Fabricante de mesas para terraza aún no sabíamos qué planes tenían los gobiernos y las organizaciones sanitarias. Admito que fue un golpe de suerte, pero lo supimos aprovechar.

Nuestro objetivo en el local era hacer un cambio de orientación dando más importancia en la zona externa que vendría acompañado de un cambio también en la carta. Pensamos en dejar a un lado los platos más complicados o al menos no centrarnos tanto en ellos, y poner en marcha una nueva línea de recetas de tapeo, más adecuadas para el disfrute en la terraza. Realmente era algo que ya habíamos valorado antes teniendo en cuenta que en la ciudad se empezaba a notar un cambio de tendencia en ese sentido. 

Cuando ya tuvimos listo el cambio en la carta, concluimos que era suficientemente radical para justificar un cambio de nombre: vendría a ser como una refundación de nuestro restaurante. Y no pudimos elegir mejor momento para hacerlo. Confirmamos nuestra compra al Fabricante de mesas para terraza y nos pusimos en marcha, mientras aún no había vuelto la normalidad a los locales de hostelería, para tener listo el cambio en el local, tanto a nivel de carta como de imagen.

Y aunque no todos nuestros viejos clientes se han tomado bien nuestro giro, a cambio hemos obtenido numerosos nuevos clientes. Y nuestra terraza se ha convertido en una de las más frecuentadas del barrio. Lo dicho, siempre positivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.