¿Qué es la hemocromatosis?

La hemocromatosis es un problema poco conocido debido a que no es excesivamente frecuente. Quienes lo padecen sufren niveles excesivamente altos de hierro, justo lo contrario de quienes padecen anemia. Estos niveles elevados pueden causar problemas en diferentes órganos por lo que es necesario llevar una dieta con alimentos pobres en hierro.

Pero también resulta interesante el tomar alimentos que eviten la absorción del hierro o que la dificulten para que de esta manera podamos evitar que llegue más cantidad al organismo. Un buen ejemplo de este tipo de alimentos son los lácteos y otros productos ricos en calcio. Este mineral dificulta la asimilación del hierro por lo que quienes padecen de hemocromatosis deben de consumirlos con cierta regularidad.

La vitamina C evita la absorción del hierro que procede de los vegetales. Por eso también se recomienda a quienes tengan exceso el consumir productos ricos en esta vitamina que además es un gran antioxidante. Las naranjas, las fresas o los pimientos son algunos de estos alimentos. Se recomienda consumirlos entre horas para que su efecto sea más intenso.

El café y el té son dos bebidas muy populares y ambas son ricas en taninos, los cuales bloquean la absorción del hierro. Por eso también se recomienda su consumo, sobre todo por las mañanas, a fin de conseguir regular los niveles de hierro en la sangre. Los fitatos y oxalatos presentes en muchas frutas y verduras de hoja verde tienen también este efecto por lo que se recomienda consumir estos productos junto con los ricos en hierro.

Por supuesto, para quienes sufren una anemia el consejo sería el contrario, evitar el tomar cualquiera de estos alimentos en exceso a fin de evitar bloquear la absorción del hierro y poder aumentar sus valores. 

Curiosamente, los síntomas de la anemia y de la hemocromatosis son muy parecidos. La persona siente cansancio de manera continuada, incluso tras haber dormido. Por eso es tan importante acudir al médico a hacerse una revisión y no realizar dietas sin tener resultados de analíticas para evitar agravar el problema.

Aunque estos consejos son generales y fáciles de seguir, si se tiene un problema de exceso de hierro hay que acudir al médico que será el encargado de decidir si es recomendable o no seguir una medicación. Este problema suele tener un componente genético, por lo que a veces es imposible controlarlo solo con la dieta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.