Amasar ya no merece la pena

En muchos restaurantes en los que se cocinan productos como pizzas o bollería horneada al momento la elaboración de la masa es un trabajo que lleva horas y horas al personal de cocina. Las masas son, en general, trabajosas. Pero algunas son especialmente complicadas y precisan de una muy buena mano para su elaboración, como es el caso de la masa de hojaldre.

Por eso, cada vez son más los establecimientos que han apostado por otros detalles para darle un toque personal a sus cartas y cuentan con un Proveedor de masas congeladas que les permite ahorrar muchísimo tiempo y no tener que volver a comenzar de cero si cambian los cocineros.

En el caso de las pizzas, además de elegir una buena masa, el truco está en cómo se trabaja esta y en el grosor que se le da antes de pasarla por el horno. Por supuesto, también en la originalidad de lo que se le añade para crear la pizza. Muchos restaurantes realizan apuestas arriesgadas que entremezclan con las pizzas clásicas para que tanto los clientes con gustos convencionales como los que quieren probar algo nuevo encuentren exactamente lo que desean.

Lo mismo sucede con las empanadas, tan populares en muchos lugares y cuya masa puede trabajarse de diferentes formas para conseguir efectos muy distintos. Incluso es posible realizar empanadas con masas distintas para lograr platos muy sabrosos pero con texturas y gustos variados. Nuevamente, los ingredientes para el interior son muy importantes y apostar por tradición e innovación a partes iguales en la carta siempre es garantía de éxito.

En cuanto a la bollería, al contar con las masas congeladas es muy fácil elaborar todo tipo de bollos y pastelitos para el desayuno, recién horneados y con muy poco trabajo. La apuesta tradicional siempre va a contar con adeptos y se pueden dejar los toques personales ofreciendo una carta de cafés variados y de chocolates para poder saborear los dulces junto con una bebida de alta calidad. Con esto, se garantizan los desayunos y las meriendas más apetitosas.

Las masas congeladas permiten, además, contar con pan recién hecho en cualquier momento del día. Dada su rápida elaboración, el local nunca estará corto de pan tanto para acompañar comidas como para ofrecer bocadillos durante todo el día a los clientes que los soliciten, pudiendo sumar en la carta, un extra para los clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.