Herpes labial, cómo tratarlo

El herpes labial es un problema que, sin ser grave, puede ser tremendamente molesto para quién lo sufre. Y puede ser un problema a mayores cuando se trabaja de cara al público en el que la imagen sea especialmente importante. 

Si se sufre de herpes labial hay que acudir a un dermatologo cara en Vigo para que nos indique la mejor manera de tratarlo. Dependiendo de si es un brote suave, el médico puede recetarnos cremas para que cicatricen las heridas lo antes posible. Si se trata de un brote más intenso, seguramente nos den pastillas, con una acción más intensa que las cremas. En los peores diagnósticos, puede ser necesario el inyectarse antivirales para que puedan atajar el brote.

Las personas que padecen herpes labial suelen tener varios brotes al año y, en algunos casos, el dermatólogo puede recomendar que se tome un tratamiento de manera constante  para evitar la aparición de los granos. Pero, en la mayoría de casos, se tratará de identificar qué es lo que puede estar causando los brotes para combatirlos en su origen.

Es muy frecuente que el estrés desencadene un brote de herpes labial. En estos casos, puede ser recomendable que la persona acuda a clases de yoga o de relajación para intentar controlar estos niveles de estrés. Incluso algunas sesiones con un psicólogo pueden ayudar, al aportar tips que ayuden a gestionar el estrés. Además, esto también repercutirá en otros aspectos de la salud y del bienestar personal.

Para quienes tienen este problema es muy importante cuidar bien la zona con cremas hidratantes, con barras que proporcionen la humedad necesaria en los labios y, sobre todo, con protectores solares. Estos productos le ayudarán a la piel a estar protegida del sol, pero en muchos casos también del frío y a que reaccione mejor manteniéndose mucho más sana.

Si se trata de un problema relacionado con las defensas bajas, el médico puede recomendar tomar algún tipo de vitaminas o realizar cambios en la dieta para ayudar al organismo a combatir la aparición del herpes con todas sus armas. 

En las farmacias también se pueden comprar apósitos que se colocan sobre el herpes y que lo disimulan para evitar que resulte tan visible y que pueda afectar a nuestra imagen. Estos parches pueden ayudar o no a cicatrizar y su uso siempre tiene que ser comentado con el dermatólogo para saber si son compatibles con la medicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *